Gestión de la Energía

Como reto principal que enfrenta el sector productivo nacional está la mejora continua de la competitividad; la utilización de herramientas de control y la gestión energética en los procesos productivos contribuyen significativamente en el logro de este propósito.

Ofrecemos servicios de caracterización energética de las empresas, diseño de estrategias para gestión energética y la implenetación del SISTEMA DE GESTIÓN DE LA ENERGÍA, identificando los indicadores, definiendo los sistemas de monitoreo, planificando las medidas para el USO EFICIENTE DE LA ENERGÍA, capacitando al personal de la empresa y realizando un seguimiento y divulgación de los indicadores.

¿EN QUÉ CONSISTE UN SISTEMA DE GESTIÓN DE ENERGÍA?

El Sistema de Gestión de la Energía para empresas basado en modelos internacionales se adecuan a la estructura organizacional y permite manejar eficientemente los recursos energéticos que utilizan en sus procesos. Estos permiten alcanzar el mínimo consumo energético a través de procesos de mejora continua construyendo una cultura energético-ambiental que permita incrementar la competitividad y reducir el impacto ambiental.
Se compone de un conjunto de factores estructurados mediante normas, procedimientos y actuaciones que permite la materialización de políticas, metas y objetivos planteados por la dirección a través de una participación activa de los trabajadores en relación con la tecnología y los procesos.

ETAPAS:

Decisión estratégica: En esta se asignan los recursos para la implementación del sistema de acuerdo al potencial de rentabilidad.

Implementación del Sistema de Gestión Energético: Se realiza una evaluación del desempeño energético para obtener una línea base de referencia (auditoría energética), se identifican y planifican las opciones de mejora, se prepara e involucra al personal, se documenta el Sistema de Gestión y se verifica la capacidad de la organización para ejecutar el Sistema.

Operación: Se ejecutan los programas, se cuantifican los resultados comparando las mediciones con la línea base, se ajustan y actualizan los modelos y se verifican los presupuestos de ahorros.

Beneficios: Ahorro energético, mejora en la productividad, reducción del impacto ambiental, mejora en la competitividad.